Qué bonita sorpresa

Breach y Sage son una pareja de casados que les encanta estar en el campo de batalla juntos. Pero desde hace tiempo han caído en un gran problema en su relación, y es la monotonía, aunque han intentado buscar la manera de resolverlo, ellos sienten que le falta algo para solucionarlo por completo. Han llegado a un acuerdo de saber qué es lo que está ocurriendo y es el sexo, que siempre es lo mismo y necesitan de algo diferente para volver a encender la chispa del amor.

Más soluciones, menos problemas

Se les ha asignado una misión a un grupo de 4 personas, que es de poder cuidar un almacén de armas por un día, mientras un transporte por aire a mover todos los equipos, municiones, armas que hay ahí, para otro sitio más escondido y amplio.

Al llegar, todos se pusieron cómodos n unas habitaciones que tenía el almacén. Después de dejar el equipaje todos se reunieron a comer y a charlar por un largo rato, hasta que llego la noche. Ahora la tarea era vigilar toda la noche haciendo guardia, pero como los dos compañeros sabían que Breach y Sage eran parejas, los dejaron descansar a ellos dos, para que vigilaran la siguiente ronda.

Estando ya en la habitación, Breach y Sage se prepararon para dormir juntos. Mientras lo intentaban Breach comenzó a acariciar los senos de Sage, incitándola al sexo, mientras la acariciaban, sus manos llegaron a su vagina y la comenzó a masturbar, Sage se sintió excitada de una vez y también hizo lo mismo con el pene de Breach.

En ese juego erótico, duraron un largo tiempo hasta que Breach no se aguantó más y la penetró, mientras estaban teniendo sexo, Sage gritaba fuerte sin importarle que la escucharan, en medio de la penetración, a Sage se le ocurrió una grandiosa idea que no dudo en decirle a Breach, la cual fue “Y si invitamos a nuestros compañeros a una orgia e intercambio de parejas, liberarnos un poco, nos abriría las puertas en el sexo y tal vez nos cause mucho placer, ¿Quieres?”

Breach accedió a esa propuesta y los dos semis desnudos, se trasladaron a donde se encontraban sus compañeros. Cuando llegaron, para sorpresa y asombro de ellos, vieron que sus dos compañeros estaban teniendo sexo salvajemente, pero lo estaban haciendo con el menor ruido posible.

Para no interrumpir, se acercaron sigilosamente hacia ese lugar y mientras lo hacían, se quitaron toda la ropa y Sage le dijo a Breach que dejara que ella hablase con ellos. Cuando llegaron, Sage hizo un leve sonido para que ellos se dieran cuenta de que estaban ahí, sus compañeros voltearon rápido a la ubicación que vino el sonido, y para asombro de ellos, estaban Sage y Breach desnudo viéndolos.

Al principio ellos se sintieron muy apenados y no sabían que hacer, lo primero que se les vino a la mente fue parar la penetración hasta ver qué pasaba. Sage al ver que ellos se detuvieron y se pusieron apenados, les dijo “No se preocupen chicos, sigan lo que estaban haciendo, es más, les tengo o le tenemos una propuesta, Que tal si Breach y yo nos unimos a ustedes para que el deseo y el placer sea más amplio, ¿Qué dicen?”

La cara de confusión marco el rostro de sus compañeros, pero igual no tardaron en aceptar aquella propuesta que le estaba diciendo Sage y sin saber que hacer después de decir que si, Sage lo primero que hizo fue agarrar a la chica y le dio un beso, para luego acariciarla mientras observaba como su esposo y el otro hombre las miraban con placer.

Acto seguido, ella agarro al su compañero y le comenzó a realizar sexo oral, mientras la otra mujer que allí se encontraba hizo lo mismo con Breach. La escena de sexo que había ahí, era asombrosa, una excitación en la cara de todos, unos gritos que ya no se necesitaban callar, un placer de Sage de saber que si funciono su idea y que tal vez eso era lo que necesitaba su matrimonio. Tuvieron sexo hasta que amaneció, ya que se tenían que vestir y arreglar para esperar el transporte de la mudanza.

 

 

 

Category: Breach, Sage